Link to home

​Mancha Dólar del Césped

Allen, T.W., A. Martínez-Espinoza, y L.L. Burpee. 2005. Mancha dólar en céspedes. Trans. Alfredo D. Martínez-Espinoza, Carlos Venegas Gamero, y Rocia Garcia Ramos. 2012. Updated 2016. The Plant Health Instructor. DOI:10.1094/PHI-I-2012-0612-01. Updated 2016

DISEASE: Mancha dólar del césped

PATHOGEN: Sclerotinia homoeocarpa

HOSTS: Céspedes de clima cálido y de clima frío

Autores
Tom W. Allen, Alfredo Martínez-Espinoza, and Lee L. Burpee,
University of Georgia, Griffin Campus, Griffin, GA

Traductores
Alfredo D. Martínez-Espinoza1, Carlos Venegas Gamero2 & Rocío García Ramos3 1Universidad de Georgia-Campus Griffin, Griffin, GA USA,
2Jefe de Mantenimiento, Real Club Sevilla A. C. Sevilla España y,
3Asociación Española de Greenkeepers. Huelva España


Mancha dólar en pasto azul de Kentucky. (Cortesía R.W. Smiley)
Mancha dolar en Zoysiagrass (Courtesia A. Martínez-Espinoza)

Síntomas y signos

Síntomas

La mancha dólar es una enfermedad foliar de los céspedes. Las especies de céspedes afectadas muestran lesiones de color blanco–pajizo que progresan hacia abajo desde la punta de la hoja o lateralmente a través de la hoja. Cada lesión suele estar delimitada por un borde marrón (Figura 1). Las lesiones más antiguas en césped de corte alto, normalmente toman la forma de un reloj de arena, estrechándose más en el centro que en la parte superior o inferior. Las hojas individuales pueden tener varias lesiones pequeñas o una sola lesión grande o la infección puede estar en toda la hoja (Figura 2). Las hojas infectadas puede deteriorarse, volviéndose blancas o de color pajizo cuando las lesiones se expanden o unen. Las hojas deterioradas forman conjuntos que parecen parches circulares hundidos, que miden de  <1 a >10 cm de diámetro (Figuras 3-5). En los greens y en otras áreas donde la altura de corte es muy baja, los parches se ven como manchas de color blanco a pajizo, similares en diámetro a un dólar americano de plata, de ahí el nombre de mancha dólar (Figuras 4-6).

Figure 1. Dollar spot in Kentucky bluegrass (Poa pratensis). Note the white- to straw-colored lesions with reddish-brown margins. (Courtesy R.W. Smiley)
Figura 1
Figure 2. Dollar spot lesions on bermudagrass (Cynodan dactylon). (Courtesy N.R. O'Neill)
Figura 2
Figure 3. Dollar spot in seashore paspalum (Paspalum vaginatum). Note the sunken appearance of diseased turfgrass. (Courtesy A. Martinez)
Figura 3
Figure 4. Individual dollar spots on a creeping bentgrass (Agrostis palustris) golf green. Notice the size difference in individual spots and the beginning of some coalescing dollar spots on the right hand size of the photo. (Courtesy P. Vincelli)
Figura 4
Figure 5. Individual dollar spots are more distinct on turf that is mowed at heights of roughly 8 mm (< 1 inch) as on this creeping bentgrass (Agrostis palustris).Note how spots have coalesced in this photo.When this type of situation occurs, dollar spot can become difficult to distinguish from diseases such as Pythium blight.(Courtesy P. Vincelli)
Figura 5
Figure 6. Individual dollar spots are more distinct on turf that is mowed at heights of roughly 9 mm (< 1 inch) as on this creeping bentgrass (Agrostis palustris).Dollar spots in this photo range in size from 2.5-7.5 cm (1.5 – 3 inches). (Courtesy L.L. Burpee)
Figura 6

Las manchas individuales de la enfermedad pueden ser menos claras en céspedes de corte más alto (Figuras 7-9). Las  manchas pueden unirse en grandes zonas de césped deteriorado de color pajizo con diámetros entre los 15 cms y 3 metros (Figuras 7-12). Las zonas de césped afectadas por la mancha dólar suelen presentar menor densidad de follaje y son invadidas por malezas. Los síntomas de mancha dólar, quemazón por Pythium y mancha parda pueden ser parecidos en ciertos momentos del desarrollo de la enfermedad. Sin embargo, no suele asociarse la mancha dólar con una muerte rápida de las plantas de césped como ocurre con la quemazón por Pythium o mancha parda por Rhizoctonia. Los hongos causantes de la mancha dólar y la mancha parda a menudo producen lesiones claras en las hojas infectadas (Figura 12), esto no ocurre con la quemazón por Pythium. Incluso aunque los síntomas de la mancha dólar se limiten a las partes aéreas de la planta, Sclerotinia homoeocarpa produce un metabolito tóxico para las raíces del Agrostis. La toxina hace que las raíces se engrosen dejen de crecer y expandirse y carezcan de pelillos radiculares.

Figure 7. Dollar spot in bermudagrass (Cynodon dactylon) mowed at a height of 2.5 cm (1 inch). Note that spots are irregular and less distinct at this mowing height. (Courtesy L.L. Burpee)
Figura 7
Figure 8. Individual dollar spots coalescing into larger patches of blighted turf. These symptoms may be confused with those of Rhizoctonia brown patch and Pythium blight. (Courtesy G.E. Holcomb)
Figura 8
Figure 9. Individual dollar spots are less distinct on turf that is mowed at heights > 2.5 cm) (> 1 inch) as on this Kentucky bluegrass (Poa pratensis) lawn. (Courtesy P. Vincelli)
Figura 9
Figure 10. Severe dollar spot infection on creeping bentgrass (Agrostis palustris) on the left side of the photograph. Notice how the infected spots coalesce. Grass on the right hand side received a fungicide treatment. (Courtesy J. Hartman)
Figura 10
Figure 11. Severe dollar spot on a Tifeagle bermudagrass (Cynodon dactylon) golf course green. Notice how spots coalesce to form larger areas of infected turfgrass. (Courtesy D.Y. Han)
Figura 11
Figure 12. Lesions on tall fescue caused by Rhizoctonia solani (brown patch), on the left, and Sclerotinia homoeocarpa (dollar spot) on the right. Note bleached white appearance of dollar spot lesion compared to brown patch lesion. Both lesions have thin brown borders. (Courtesy L.L. Burpee)
Figura 12

Signos

En las hojas del césped suele formarse un micelio algodonoso blanco o grisáceo en las primeras horas de la mañana cuando aún está presente el rocío (Figuras 13 y 14). El micelio aéreo producido por la S. homoeocarpa es de apariencia similar al micelio producido por Pythium aphanidermatum, causante de la quemazón por Pythium, o al de Rhizoctonia solani, agente causante de la mancha parda. Sin embargo, los patógenos mencionados al final provocan síntomas foliares muy diferentes de los producidos por S. homoeocarpa. El micelio foliar de S. homoeocarpa surge de lesiones blancas o ligeramente amarillentas mientras el micelio de Pythium y Rhizoctonia aparece en hojas estropeadas, quemadas y marrones. Si bien, la apariencia del micelio aéreo de los tres patógenos es similar, la observación al microscopio de las hifas revela diferencias importantes. La principal diferencia entre las hifas de S. homoeocarpa (Figura 15A), P. aphanidermatum (Figura 15B), y R. solani (Figura 15C) es el ángulo recto y agudo producido por la ramificación de las hifas en Rhizoctonia. Las hifas nacientes parecen ligeramente constreñidas en el origen de cada nueva hifa y se observa un septo cerca del origen de la nueva hifa. La presencias de septos en las hifas puede distinguir las hifas de S. homoeocarpa de las de P. aphanidermatum, que produce hifas aseptadas (micelio cenocítico) (Figura 15B) con excepción de la formación de pared celular que se forma ocasionalmente cuando la célula se marchita. Otra diferencia notable es que S. homoeocarpa produce hifas con un mayor diámetro que las hifas de R. solani. (Figura 15).

Figure 13. Aerial mycelium associated with dollar spot in bermudagrass (Cynodon dactylon). Mycelium can often be observed in the morning when leaves are wet from dew, rain or irrigation. (Courtesy L.L. Burpee)
Figura 13
Figure 14. Cobwebby mycelium of the dollar spot fungus on Kentucky bluegrass (Poa pratensis) with guttation droplets (Courtesy W. C. Stienstra).
Figura 14
Figure 15. A) Sclerotinia homoeocarpa hyphae; note the presence of a septum. B) Pythium aphanidermatum hyphae with a noticeable lack of septa. C) Right- angled branching of Rhizoctonia solani hyphae; note the septum formed close to the branch origin (Courtesy T.W. Allen)
Figura 15

 

Biología del Patógeno

Actualmente el patógeno de la mancha dólar se clasifica como Sclerotinia homoeocarpa. Sin embargo, su clasificación taxonómica esta en revisión, y una vez finalizada, el hongo podría reclasificarse como Lanzia, Moellerodiscus, o Rutstroemia. Las razones para proponer esta clasificación son las siguientes: 1) la incapacidad de S. homoeocarpa de formar los esclerocios propios de las especies de Sclerotinia., 2) la morfología del apotecio de S. homoeocarpa es distinta de otras especies de Sclerotinia., 3) los patrones de electroforesis de proteínas y de ADN ribosomal de S. homoeocarpa es similar a los de Lanzia, Moellerodiscus y Rutstroemia..

En medios de cultivo, S. homoeocarpa produce un micelio blanco y compacto. En estudios exhaustivos del  hongo que se llevaron a cabo en los años 30, se encontró que aislados de S. homoeocarpa de EEUU y Australia eran estériles, mientras que varios aislados de Reino Unido produjeron ascosporas, conidias y microconidias. S. homoeocarpa es el único miembro del género Sclerotinia que no produce un esclerocio. Por el contrario, el hongo produce una matriz de hifas vegetativas conocida como estroma que puede sobrevivir durante largos periodos en recortes de césped, paja o suelo.

Ciclo de la Enfermedad y Epidemiología

Disease cycle 

Ciclo de la Enfermedad

El micelio de S. homoeocarpa puede penetrar directamente las hojas, entrar a través de la puntas cortadas de las hojas, o por estomas y causar infección. Las hifas colonizan las células epidérmicas y mesófilas. El hongo secreta enzimas y toxinas que provocan necrosis en los tejidos. S. homoeocarpa sobrevive como micelio o estroma en plantas infectadas. Cuando el las condiciones climáticas son apropiadas para el desarrollo de la enfermedad, el micelio crece desde los tejidos infectados e infecta plantas cercanas. El hongo no produce esporas, por lo que el movimiento y diseminación del micelio o restos de hojas infectadas se realiza a través de equipo, personas, animales, agua o viento (Figura 16).

Figure 16. Mycelium and infected leaves can adhere to mowers and other equipment, resulting in a directional spread of disease (Courtesy L.L. Burpee).
Figura 16

Epidemiología

Los síntomas de la mancha dólar se desarrollan rápidamente a temperaturas entre los 15ºC y 32ºC (60°F y 90°F). Estas temperaturas, combinadas con periodos largos de humedad en las hojas ya sea por rocío, lluvia o irrigación favorece el crecimiento del hongo y la infección de las hojas y envolturas o vainas. La enfermedad es mas prevalente durante la primavera y el otoño.

Una humedad baja en el suelo acentúa la gravedad de la mancha dólar. Por ejemplo, en un estudio, el daño foliar del pasto azul de Kentucky (Poa pratensis) fue de más del doble bajo condiciones de baja humedad en el suelo. Esto se debe probablemente al efecto de la sequía en la planta o al estrés nutricional del césped, que hace que aumente la susceptibilidad del hospedero.

Céspedes cultivados en deficiencia o baja concentración de nitrógeno exhiben una mayor incidencia de mancha dólar que los que se mantienen a una fertilidad óptima. Se ha demostrado que céspedes crecidos en condiciones de bajo nitrógeno son más susceptibles a S. homoeocarpa porque existe una mayor cantidad del follaje senescente en comparación con céspedes mantenidos a una alta fertilidad de nitrógeno. Un follaje senescente o en decadencia provee una buena fuente de alimento para el hongo y puede incrementar la dispersión S. homoeocarpa a tejidos sanos.

Control de la Enfermedad

Cultural

Una serie de practicas de cultivo pueden ser utilizadas para favorecer un entorno donde la infección por S. homoeocarpa sea restringida. Un primer paso importante para controlar la mancha dólar es una vigilancia estricta de la fertilidad del suelo. Los céspedes que se mantienen con una fertilidad de nitrógeno pobre son más susceptibles a la infección por S. homoeocarpa, y tardan más en recuperarse del daño por la mancha dólar. Se recomienda realizar aplicaciones ligeras y frecuentes de nitrógeno para controlar la enfermedad y mantener el crecimiento aceptable del césped. Sin embargo, un exceso de fertilización con nitrógeno podría causar un aumento en el número global de infecciones de mancha dólar, y también favorecer otras enfermedades como la quemazón por Pythium y la mancha parda por Rhizoctonia.

El césped con estrés por sequía es especialmente susceptible a la infección por S. homoeocarpa. Mantener la humedad de suelo cerca de la capacidad de campo (-0,003 Mpa) limitará la severidad de la enfermedad. Cuando se requiera riego, se deberá depositar agua suficiente para que exista una penetración profunda en el suelo. Deben evitarse los riegos al final de la tarde o temprano por la noche ya que prolongaría los periodos de humedad en las hojas durante toda la noche. Se debe eliminar el colchón de materia orgánica si este supera los 1.25 cms de profundidad. El colchón de materia orgánica puede ser eliminado mediante segado vertical y recebo con arena o tierra. El control del capa de materia orgánica puede mejorar el drenaje, reducir el estrés tanto nutricional como por sequía y eliminar fuentes de inóculo de Sclerotinia. El suelo compactado estresa a las plantas y retrasa el crecimiento del césped y la recuperación de la enfermedad, por lo que se recomienda el cultivo del suelo en forma rutinaria. Las alturas de corte que son excesivamente bajas también estresan el césped y favorecen la mancha dólar. Podar selectivamente o quitar árboles y arbustos para mejorar la circulación de aire y acelerar el secado en las hojas de césped es también recomendable. Retirar el rocío matinal con un ligero riego o con una pértiga ayudará a eliminar los fluidos de gutación ricos en nutrientes y que son un excelente medio de crecimiento para S. homoeocarpa.

Químico

Las siguientes clases de fungicidas son eficaces para el control de la mancha dólar: benzimidazoles, inhibidores de la de-metilación (DMI), dicarboximidas y nitrilos. Además, la carboxamida boscalida controla la mancha dólar (Figura 17). Los fungicidas se aplicarán cuando las condiciones ambientales sean favorables para el desarrollo de la enfermedad. Las dosis indicadas del fungicida deberán aplicarse a intervalos de 7-10 días o 14-21 días. El uso repetido de algunos productos químicos, especialmente los benzimidazoles y los inhibidores de la de-metilación ha permitido el desarrollo de poblaciones resistentes de S. homoeocarpa. Para limitar la posibilidad de resistencia a fungicidas, se debe alternar el uso de fungicidas de diferentes grupos químicos (Figura 18).

Figure 17. Dollar spot on Kentucky bluegrass (Poa pratensis) lawn. Note the grass that received fungicide treatment (right) (Courtesy F.T. Bennett)
Figura 17
Figure 18. Dollar spot on Tifeagle bermudagrass (Cynodon dactylon). This photo was taken from a fungicide treatment trial. Note how some treatments have not provided good control against the fungus. This is a good representation of fungicide resistance. (Courtesy D.Y. Han)
Figura 18

Control biológico

Se ha llevado a cabo una amplia investigación sobre el control biológico de la mancha dólar. La enfermedad se ha suprimido en pruebas de campo mediante el uso de materiales compostados, de la bacteria Enterobacter cloacae o del hongo Fusarium heterosporum. Igualmente se han realizado estudios con la aplicación de cepas no patógenas de S. homoeocarpa. Estas cepas interactúan con las cepas patógenas y se reduce la enfermedad. BioJect Spot-Less (Pseudomonas aureofaciens) y EcoGuard (Bacillus licheniformis SB3086) son dos productos de control biológico registrados actualmente para el control de mancha dólar. También se ha realizado investigación que ha dado resultados con cierto éxito, utilizando varios materiales compostados como gallinaza de pavo, lodos residuales y mezclas no compostadas de plantas y comidas de animales. Con estos productos se ha conseguido la supresión de la enfermedad en céspedes que manifestaban infecciones leves a moderadas con mancha dólar.

Especies resistentes y cultivares

 Existen algunas especies y cultivares de céspedes comúnmente usadas que son resistentes (Figura 19). Entre los céspedes de clima frío, el centeno perenne (Lolium perenne) y la festuca alta (Festuca arundinacea) son menos susceptibles a la S. homoeocarpa que otras especies de uso común. El césped bent colonial (Agrostis tenuis) es menos susceptible que el césped bent trepador (Agrostis palustris). El pasto azul anual (Poa annua) es más susceptible que los céspedes tipo bent. La susceptibilidad a S. homoeocarpa de los cultivares de los céspedes tipo bent es variable, pero ninguno es altamente resistente. Entre los céspedes de clima cálido, la mancha dólar es particularmente severa en césped bermuda (Cynodon dactylon) y grama/césped de orilla de mar/seashore paspalum (Paspalum vaginatum). Se debe consultar al personal de extensión local para obtener información relativa a las especies  de céspedes y cultivares resistentes antes de establecer una nueva zona con césped. Adicionalmente, en el Programa Nacional de la Evaluación de Céspedes (por sus nombre en ingles National Trufgrass Evaluation Program o NTEP) puede obtenerse información sobre el nivel de susceptibilidad de cada una de las especies y cultivares de césped (www.ntep.org).

Figure 19. Variation in susceptibility to dollar spot among fine fescue (Festuca sp.) cultivars. (Courtesy F.T. Bennett).
Figura 19

Importancia Histórica

La mancha dólar se describió como enfermedad por primera vez en los años 20's, cuando se pensaba que el agente causal era una especie de Rhizoctonia. Inicialmente se nombró a la enfermedad como "pequeña mancha parda" para distinguirla de la "gran mancha parda" producida por  R. solani.  No fue hasta los años 30's cuando se reclasificó al agente causal como Sclerotinia homoeocarpa. La enfermedad se denomina mancha dólar porque las manchas en el césped son aproximadamente del tamaño de un dólar americano de plata.

La mancha dolar es un problema mundial, y afecta a la mayoría de céspedes cultivados. La enfermedad es más importante en la zona norte de EEUU en los greens y en las calles de campos de golf compuestos por césped tipo bent trepadores y el césped azul anual. Sin embargo, la mancha dólar también infecta otros céspedes en áreas residenciales, campos deportivos y otras áreas de césped. En el sureste de EEUU, los céspedes de clima cálido pueden verse gravemente afectados, pero la enfermedad es menos frecuente en el noroeste y suroeste de EEUU. En el Reino Unido, la enfermedad se limita a las festucas de hoja fina (Festuca spp.).

A nivel mundial, se invierte más dinero en el control químico de la mancha dólar que en cualquier otra enfermedad de los céspedes. Sin embargo, a lo largo de los años, el uso repetido de algunos fungicidas ha dado origen a poblaciones de S. homoeocarpa resistentes a fungicidas. La resistencia a los fungicidas benzimidazoles y dicarboxamidas se reportó en 1973 y 1983 respectivamente. La resistencia a fungicidas inhibidores de la de-metilación del esterol, una clase conocida comúnmente como DMIs, se detectó por primera vez en EEUU en 1992.

Bibliografía seleccionada

Couch, H.B. 1995. Diseases of Turfgrasses. Krieger Publishing Company, Malabar, FL.

Detweiler, A.R., J.M. Vargas, Jr., and T.K. Danneberger. 1983. Resistance of Sclerotinia homoeocarpa to iprodione and benomyl. Plant Dis. 67: 627-630.

Endo, R.M. 1966. Control of dollar spot of turfgrass by nitrogen and its probable basis. Phytopathology 56: 877

Golembiewski, R.C., J.M. Vargas, Jr., A.L. Jones, and A.R. Detweiler. 1995. Detection of demethylation inhibitor (DMI) resistance in Sclerotinia homoeocarpa populations. Plant Dis. 79: 491-493.

Goodman, D.M. and L.L. Burpee. 1991. Biological control of dollar spot disease of creeping bentgrass. Phytopathology 81: 1438-1446.

Nelson, E.B. and C.M. Craft 1991. Introduction and establishment of strains of Enterobacter cloacae in golf course turf for the biological control of dollar spot. Plant Dis. 75: 510-514.

Nelson, E.B. and C.M. Craft. 1992. Suppression of dollar spot on creeping bentgrass and annual bluegrass turf with compost-amended topdressings. Plant Dis. 76: 954-958.

Smiley, R.W., P.H. Dernoeden, and B.B. Clarke. 1992. Compendium of Turfgrass Diseases 2nd ed. American Phytopathological Society, St. Paul, MN.

Smith, J.D., N. Jackson, and A.R. Woolhouse. 1989. Fungal Diseases of Amenity Turf Grasses. E. & F.N. Spon, Ltd. New York, NY.

Vargas, J.M., Jr. 1994. Management of turfgrass diseases. 2nd ed. CRC Press, Boca Raton, FL.

Vargas, J.M., Jr., R. Golembiewski, and A.R. Detweiler. 1992. Dollar spot resistance to DMI fungicides. Golf Course Management 60: 50-54.

Williams, D.W., A.J. Powell, P. Vincelli, and C.T. Dougherty. 1996. Dollar spot on bentgrass influenced by displacement of leaf surface moisture, nitrogen, and clipping removal. Crop Sci. 36: 1304-1309.

Zhou, T. and G.J. Boland. 1998. Suppression of dollar spot by hypovirulent isolates of Sclerotinia homoeocarpa. Phytopathology 88: 788-794.